Un poco de sentido común contra la Pseudociencia.


La Pseudociencia nos invade

 Por Martín Bonfil Olivera

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 2 de abril  de 2014

Ayer se celebró en los Estados Unidos el día de April’s fools (“tontos de abril”), equivalente a nuestro día de los inocentes(28 de diciembre), en que los medios acostumbran publicar noticias falsas y graciosas. Lo que está va usted a punto de leer NO es una broma de esas.

1. Gravedad repulsiva. Una sociedad estudiantil de astrónomos aficionados, que organizan periódicamente eventos de divulgación científica, anunció para el 20 de marzo una conferencia en la que se presentaría una teoría “que modifica la ley de la gravitación universal”. El ponente, Alejandro Gallardo, es un tesista de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, cuyo examen profesional estaba próximo a realizarse.

El cartel anunciaba que la teoría, “de comprobarse experimentalmente, provocaría un impulso en la ingeniería automotriz, aeronáutica y aeroespacial, además del primer premio Nobel de física para la UNAM, para México y para Latinoamérica” (sic.). La “noticia” llegó a aparecer en algunos diarios.

La tesis de Gallardo, disponible en internet, afirma exactamente lo mismo. Su propuesta se basa en añadir un término correspondiente a la energía cinética rotacional a las ecuaciones usadas para calcular la gravedad. Eso, según él, bastaría para “corregir” a Einstein (afirmar que Einstein estaba equivocado y que ellos tienen una teoría mejor que la de la relatividad es una marca común de los charlatanes). Y, siempre según Gallardo, la “antigravedad” se puede generar simplemente usando discos que giren a gran velocidad, con lo que se podrían fabricar autos voladores (¡en serio!)  y ganar fama mundial.

Varios científicos y divulgadores comenzaron a discutir en Facebook lo absurdo de la propuesta. Algunos expertos, luego de examinar la tesis, comentaron que era incoherente. Astrónomos del Instituto de Astronomía de la UNAM, que según Gallardo habían revisado su propuesta, negaron tal cosa. La asociación estudiantil decidió, sabiamente, cancelar la conferencia, pero el escándalo ya no podía pararse. La discusión en Facebook alcanzó tal grado que el examen profesional de Gallardo (quien en su propia página de Facebook llegó a amenazar al director de un instituto de investigación de la UNAM de que, cuando estuviera recibiendo el Nobel en Estocolmo, lo haría “tragarse todas y cada una de sus palabras”) fue suspendido. Esperamos que permanentemente.

¿Fin de la historia? Quién sabe. Preocupa que, de no haberse desatado el escándalo, hoy habría una persona con serios problemas psiquiátricos ostentando un título de ingeniero por la UNAM. Pero quizá lo más injusto es que un director de tesis y un jurado hayan permitido que el asunto llegara tan lejos.

2. Mamas contra el sida. El 24 de marzo, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) difundió un boletínsobre la presentación, en la librería Gandhi, del libro Madre Naturaleza y sida: eyaculación láctea de mamas. Medicina para el siglo XXI, de una tal Marcín Atram (¿Marta al revés?), presentada en la solapa como “investigadora autodidacta, pintora abstracta/matérica, productora y escritora”.

En el libro plantea que, a través de un sistema de trabajo basado “en las teorías del caos, selección natural eléctricas del universo” (sic.), ha descubierto que “el sida es una enfermedad ambiental radiactiva emergente” y que el VIH es “un microorganismo que se alimentó de residuos nucleares” y “una especie de reactor nuclear de fusiónfisión, […] la madre naturaleza construyó con ingenio un virus que funciona como un dispositivo o bala atómica, que permite provocar reacciones celulares en cadena”. Y propone que “a través de la producción de moléculas derivadas de mamas humanas” se podrá hallar la cura para este “mensaje” que “la madre naturaleza” dirige “al mundo civilizado del siglo XXI y a todos sus fundamentos científicos y tecnológicos”.

El libro consta de una serie de párrafos igualmente inconexos e incoherentes, que parecen producto de una mente muy confusa. Lo grave es que en la presentación (a la que, según me dijo un empleado de la librería, “casi no acudió nadie, puros parientes de la señora”) participó Emilio Cárdenas Elorduy, director de Fomento Cultural de la delegación Miguel Hidalgo, dándole relevancia al evento. Grave es también que el boletín fuera difundido por el CONACULTA y posteriormente por Notimex, lo que llevó a que fuera reproducido en numerosos medios.

La ciencia debería ser parte de la cultura. Pero CONACULTA –que ante la discusión que también en este caso se desató en internet ante el desatinado boletín, decidió eliminarlo de su página– no parece estar enterado.

3. Fotosíntesis humana. Tercerstrike: el 20 de marzo apareció en varios medios la noticia de que un “científico mexicano”, el Dr. Arturo Solís Herrera, que se ostenta como “médico cirujano por la Escuela Superior de Medicina del IPN, oftamólogo por la UNAM y neuro-oftalmólogo por el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía”, había logrado patentar, en Rusia, “una batería “infinita” capaz de generar electricidad a partir del agua y la melanina (el pigmento que da color a la piel y los ojos).

Solís tiene años afirmando que la melanina, además de permitir producir sus pilas que prometen energía ilimitada –lo cual violaría las leyes de la termodinámica– permite a los seres humanos ¡realizar la fotosíntesis! (“La melanina es la clorofila humana”, dice.)

Nuevamente, lo malo, además de que haya periodistas que crean en tales tonterías y las difundan, es que el gobierno de Aguascalientes llegó a comprar dichas baterías para iluminar una plaza (al parecer, hoy a oscuras). Y se asegura que el Conacyt llegó a financiarlo, mediante un proyecto de investigación, con 3.4 millones de pesos (proyecto AVANCE C2005-228).

No hay duda: la seudociencia y la charlatanería nos invaden. Y la cultura científica brilla por su ausencia. Este año fue marzo, no abril, el mes de los tontos en México.

 Fuente: Ciencia por Gusto
Nota del Monstruo del Placard: No dejen de ver COSMOS, un soplo fresco de aire en este calor de charlatanería.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s