http://lamaniadeleer.com/2014/03/15/la-literatura-no-esta-o-no-es/


http://lamaniadeleer.com/2014/03/15/la-literatura-no-esta-o-no-es/

La literatura no está, o no es

bjork

“Estimado Blumm, te envío estas palabras con la intención de que las publiques en tu blog si tienes a bien. No soy Rafael Carrasco, como remite el correo sino R. O. Agradecido de antemano. Un saludo”.

Esta entrada o post es fruto de la ficción. Es fruto de mi sugestión y mi convencimiento. Pero nada se comprueba en la ficción. Es fruto de mi fruición insípida. Es fruto de una verborrea peculiar, asentada en suposiciones. Todo en la ficción. Este post está escrito mientras saboreo una onza de chocolate Valor de una pureza cercana —te dicen— al 70 %. Este es el marco en el que escribo esta entrada para blumm. De la pureza de lo que hoy dicen que es literatura.

 

No hay literatura. En España nadie escribe literatura, blumm. Literatura es no referirse a la realidad. Ni a la realidad inventada. Los accidentes, como decía un tal Theroux, se los dejaría a la vida, que era especialista en ellos.

A la literatura no le va la vida de la vida. Tanta literatura de crisis, tanta literatura comprometida. Así no llegamos nunca a ningún sitio. Tanta literatura de la puta Guerra Civil, tanta literatura del que no trabaja, tanta literatura vana… ¡parid literatura! ¡parid de la nada literatura!

El escritor hoy no tiene ni habita en habitaciones de las maravillas creadoras. El artificio puro. No existe ya artificio puro.

 

Todo se sostiene con un finito hilo atado a la realidad, esta realidad de la que media humanidad está asqueada. No, no hay literatura. El escritor no sabe escribir literatura.

 

El escritor hoy, busca comer. Comer, comer y comer. Bueno, y presentar el libro de algún amigo…

Nadie inventa mundos, blumm, nadie exhibe sin complejos lo que su imaginación alberga. Se pudren las verdaderas historias ahí, por puro prurito de escritor moderno que tiene que escribir sobre la contemporaneidad fétida, de la crisis babilónica, del sexo entre hembras y el paripé reinventado.

 

Habéis dejado de crear. No me convencen ya. Casi nadie. Casi, casi nadie. Y mirad que todo esto que escribo es fruto de la ficción. Otro día hablo de los originales que leo también, blumm, como tú.

 

Esa literatura que viene, esa literatura que empuja, esas historias sin pies ni cabeza, ni ficción ni aparato semántico, donde las metáforas se han sepultado donde la mierda es mierda de verdad, esté escrita o atada de nuevo a la realidad. Vaya mierda de literatura que viene y vaya mierda de editores que la toleran.

Directores de circo. ¿No parecen eso hoy los editores? Divertidos directores de circo. Nadie vence la inercia de decir que no hay literatura que valga más de diez ejemplares.

Tampoco hay lectores de cien libros al año. Cada vez menos. La metaficción es subversiva y lúdica.

 

Nadie juega con el lenguaje. Jugar con el lenguaje cuesta. Jugar con el lenguaje te hace sudar.

 

Pero hoy todo el mundo tiene un teclado qwerty asdfg y la literatura del churro autoeditado amanece.

 

¡Bufones de las letras, apartaos de la literatura! Dejad de violarla. Pamplinas. Perdidos. Andan perdidos.

Pero todos escriben, todos quieren escribir. Escribir sin mínimo armazón intelectual. Sin arte.

 

Concatenar palabras lo hago hasta yo, fijaos qué post para blumm tan extraño aparece hoy por aquí —ojalá lo publique—. Sucesión de palabras de denuncia hacia lo que no encuentro: literatura. Y olvidad los libros que ahora leo: de Gaddis, de Vila-Matas, de Coover, de Jenn Díaz, de Eloy Tizón y Fdez Porta.

 

No, no me refiero a los libros que estoy leyendo ahora, quiero referirme a las reseñas de los libros que otros dicen que se leen, esos otros tipos listos que sí saben cómo escribir sobre un libro que dicen —vuelvo a repetir— se han leído y que más que escribir sobre él parecen auténticos fundamentalistas de la literatura sin comprimir. El azar, escenarios sesgados, pútridos, mefíticos, no literarios.

 

Cuán pocos escriben hoy literatura. Ficción, entre A y B me invento un mundo que no tiene por qué sustentarse en este mundo llamado C. Semántica, metáfora, lenguaje, lenguaje, lenguaje y pasión. No hay pasión. Se escribe con el propósito de impresionar al lector y firmar ese aquí estoy yo que soy mejor. No sabéis escribir literatura. Ni vosotros ni yo.

 

Oh, cuando muera, enterradme
Con mi bate y un par de pelotas,
Y decidles que Verne lo ha conseguido, tíos,
si es que hay alguien que pregunta por mí.

Decía uno…

Verne o… o… o… tú.

 

Todo es ficción, no lo olviden. Esto que escribo en un mail para blumm también.

 

Mañana salgan a las librerías y pregunten: “Librero, ¿qué me recomienda usted para leer durante la Semana Santa?” Librero no lee. Librero común no suele leer. Librero común vende. Vende y saca tickets de compra que introduce en la bolsa con el libro que no trata de literatura. Y te dice, “gracias, su tabaco”. Hijoputa.
Saturando vengo pero gracias a Dios, todo este post es fruto de una ficción y de una verborrea peculiar que mana cuando como chocolate Valor con un 70 % de pureza”.

 

Un exabrupto lo tiene cualquiera, pensé al recibir este correo. Aquí queda para la posteridad. Hay partes que firmo, otras que reafirmo y otras en las que el autor del correo electrónico lleva toda la razón. Otras…

PD: Si algún lector de este blog desea enviarme alguna carta, sea de la naturaleza que sea o le dé la gana, puede hacerlo enviándola —si es manuscrita o impresa— al apartado de correos 119 de Jaén y por correo electrónico a la dirección blumm@lamaniadeleer.com.

Fuente: http://lamaniadeleer.com/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s